Tipper

¿Eres un Tipper?

Se ha identificado una nueva especie en el ecosistema de los ahorradores

En el ecosistema de los ahorradores hemos identificado diferentes “especies que se comportan de diferente manera ante el consumo y el ahorro. A continuación, te contamos quiénes son y cómo se comportan. Además, hemos identificado una nueva especie muy, muy avanzada de ahorrador que te explicamos en este artículo: El Tipper.

Desde hace tiempo, Internet permite a los usuarios organizarse y obtener ventajas de productos y servicios a través de plataformas de compras conjuntas, en plataformas orientadas a la economía colaborativa, economía circular o usando plataformas que recompensan de diversas maneras por comprar y/o recomendar . Sin duda, la tecnología ha transformado la forma de hacer negocios de las empresas y también la forma en la que los clientes disfrutan de nuevas experiencias de compra, recompensa y ahorro. Pero, ¿te has adaptado al nuevo escenario?

El ahorro como hábito sano

1. El planificador

Amigo de las hojas de Excel, tiene un seguimiento exhaustivo de sus entradas y salidas de dinero que contabiliza al detalle. Perfila planes a largo plazo de ahorro y es meticuloso para conseguirlos. Son pacientes, disciplinados y habitualmente tienen repartidos los “huevos” en diferentes cestas para evitar catástrofes financieras. Son las águilas del ahorro.

Tipper
Aquí le tienes planificando el próximo fin de semana

2. El previsor

Consciente de que necesita ahorrar, lo hace en pequeñas cantidades. Podríamos englobar aquí a ese ahorrador que bloquea un porcentaje de dinero al principio de mes. Su comportamiento de gasto es moderado durante el mes, observando y adquiriendo oportunidades y si, algo queda para ahorrar, lo guarda en la hucha para afrontar algún imprevisto menor. Es experto en tener un «colchoncito».

3. El casual

Transcurrido el mes, toma conciencia del gasto. No antes. No repara en consumo. Si consigue ahorrar es una cantidad muy pequeña que solo sirve para aterrizar en los primeros días del próximo mes. El ahorro no está planificado. Habitualmente anda mal en sus finanzas.

tipper
Aquí le tienes invitando a sus amigos a unas cañas según ha cobrado a principios de mes

4. El promesas

Una especie con mucha población en el ecosistema. Dadas sus condiciones salariales, juventud y una forma de pensar demasiado enfocada en vivir el aquí y el ahora, rara vez cumple sus intenciones y promesas de ahorrar. La máxima “el próximo mes empiezo” junto a reflexiones como: “con este salario no me llega para ahorrar” o “ya veré el mes que viene, pero me voy a ir a ese concierto”, son las motivaciones de esta tipología de ahorrador.

Tipper
Aquí las tenemos justo antes de ir al concierto de Rosalía: Carpe Diem

El ahorro como adicción

En las zonas más frías del ecosistema del ahorro encontramos a los ahorradores extremos. En esta categoría se pueden identificar cuatro tipos: el tacaño, el austero, el acaparador de alimentos y el cazador de cupones (según un estudio realizado por George Loewenstein, profesor de económicas y psicología en la universidad Carnegie Mellon)

Este académico estudió ya en 2004 a 13.000 personas para examinar sus patrones de actividad cerebral y la respuesta a elementos deseables (por ejemplo, a dulces de chocolate) frente a elementos no deseables, como el incremento del precio del chocolate), explorando
las reacciones de diferentes partes del cerebro con técnicas de resonancia magnética (MRI).

Básicamente, sus hallazgos sobre el miedo que tenemos a perder dinero o al incremento de los precios apuntan a que se desencadenan mecanismos cerebrales de adaptación que, en diversos grados, definen la tipología de ahorrador. A continuación te presentamos a…

1. El tacaño

Tipper

Su filosofía es “me duele gastar el dinero”. La adicción por el ahorro de este tipo de personas puede resultar enfermiza. Según el estudio, hasta comprar artículos de primera necesidad puede convertirse en todo un problema para ellos.

2. El austero

Su filosofía es “ahorrar dinero me alegra”. ¿Pasarlo bien ahorrando? Suena extraño. Pero este tipo de ahorradores así se sienten. Son realmente especiales porque incluso desarrollan aversión a consumir de forma superflua o sienten rechazo por las fiestas de excesivo consumismo como la Navidad. Declaran que su alegría no está vinculada a los bienes materiales y experimentan un estilo de vida liberado, rico en experiencias alternativas de bajo coste sin depender del consumismo.

3. El acaparador de alimentos

Su filosofía es “cuanto más compre, más puedo ahorrar”. Compras impulsivas al por mayor y todo tipo de ofertas en cantidad, son rasgos diferenciales de este tipo de ahorrador. Son propensos a caer en la trampa de tener que consumir por un gran período de tiempo el mismo producto, enfrentarse a pérdidas por caducidad o tener problemas de espacio para el almacenamiento.

4. El cazador de cupones

Su filosofía es “lo compro porque está de oferta”. Este tipo de ahorrador no sopesa la necesidad en la compra. Simplemente compra porque tiene el cupón. Determinado a este comportamiento puede acabar comprando unas cuentas bolsas de patatas fritas… ¿Oferta hoy y problemas de salud mañana?

tipper

La evolución de las especies: El Tipper

Hemos identificado una nueva especie híbrida de ahorrador, muy peculiar llamado Tipper. Algo que sorprendería incluso a Loewenstein. Un híbrido entre planificador y previsor con un fuerte carácter depredador cuando ha identificado la posibilidad de ahorrar.

Caracterizado por su alto grado de inteligencia, nivel cultural y curiosidad, el Tipper solo compra cuando la necesidad está claramente identificada y supone una ventaja para él, para su familia o para sus amigos (de vez en cuando se da algún capricho). Jamás gasta dinero en ofertas irrelevantes y pondera con precisión la cantidad de dinero en efectivo (cashback) que le va a reportar su compra. Es muy paciente y perseverante. Utiliza tecnología para estar al corriente de las ofertas, aunque dispone de diferentes herramientas de ahorro. Su forma de actuar es muy estructurada y efectiva:

  1. Valora la necesidad real de compra
  2. Accede a la aplicación o web para hacer sus compras habituales, examina si existe una oferta adecuada y se fija en el dinero que se reembolsa por cada compra
  3. Compra y/o recomienda desde allí

El Tipper no solo caza exitosamente los descuentos y promociones, recomienda a sus amigos las mejores ofertas para seguir ganando dinero, con lo que consigue un reembolso de dinero por cada compra y poco a poco va ahorrando. Se está gestando una comunidad cada vez mayor de Tippers que marcan la diferencia frente a otros ahorradores. Además, como comprador muy consciente se fija en el valor añadido de las empresas, la calidad de sus productos, sus valores sociales y medioambientales y lo comparte en las redes sociales.  

Tipper

Fulltip, somos lo que tu bolsilla necesita

Regístrate en nuestra App o en www.fulltip.com

¿Y tú, ya eres un Tipper?