Cuesta de septiembre

Los mejores consejos para superar la cuesta de septiembre

Realismo, prudencia y anticipación: Tres claves para evitar el “caos financiero posvacacional” de la cuesta de septiembre

Casi ha finalizado el periodo vacacional y con ello empieza el quebradero de cabeza de la cuesta de septiembre. Los gastos extra en vacaciones y la tarjeta de crédito temblando se añaden al comienzo del curso escolar. Es momento de anticiparnos con una serie de medidas de ahorro que suavicen el aterrizaje forzoso tanto económico como emocional que supone volver a la rutina.

Según el INE (Instituto Nacional de Estadística) el salario más frecuente en nuestro país fue de unos 18.000 € brutos hombre (últimos datos de 2017) y de unos 14.000 € brutos mujer, lo que supone unos ingresos brutos al mes en 12 pagas (sin extras) de 1.500 € el hombre y de 1.166 € la mujer (vaya, con un 22,9% menos de salario).

Los ahorros, el salario y la paga extra, por este orden, son las tres grandes fuentes de financiación de las vacaciones de los españoles. Y parece ser que no nos gusta endeudarnos con el banco para ir de vacaciones (un 61,8% prefiere renunciar a las vacaciones antes de endeudarse), según informe de iAhorro.

Cuesta de septiembre

Otro hecho es que, según datos del Observatorio Nacional del Turismo Emisor, Observatur, el gasto medio previsto por persona de los españoles para este verano será de 714 euros y que los viajeros con presupuesto inferior a 1.000 € representan el 50% de los que disfrutan de vacaciones.

Finalmente, las familias españolas gastarán por término medio con el nuevo curso escolar una media de 860 €, según un informe de Kelisto.es. En suma, una dura realidad ingresos-gastos con la que muchas personas tendrán que enfrentarse a la temida cuesta de septiembre.

Pero ya sabemos que agua pasada no mueve molinos. Es maravilloso haber conseguido desconectar un poco de todo en vacaciones y volver animados y con renovado optimismo, pero ajustándonos a lo que hay.

A continuación, te proponemos algunas sugerencias para capear de la mejor manera posible el temporal financiero de la cuesta de septiembre.

Los libros y el material escolar

  1. Recicla todo lo que puedas. No es necesario todo nuevo. La promoción del préstamo o intercambio de libros en los colegios y asociaciones de padres y madres de alumnos es la manera más eficaz de ahorrar en libros de texto.
  2. Busca en el mercado de segunda mano.
  3. Busca versiones digitales de libros de texto para tablets que además de ser más baratas, aligeran el peso de la mochila del pequeño (consulta con el centro educativo su autorización del uso de versiones digitales).
  4. Si seguimos con el papel a vueltas, compra en plataformas online o en supermercado (hasta un 25% más barato). Estamos a tiempo todavía de hacer los encargos de los libros y plantear el pago aplazado con los establecimientos que lo permitan. Otra opción es tirar del crédito y programar tu tarjeta VISA o de débito para aplazar las compras, aunque éstas tengan un pequeño recargo.
  5. Una buena opción para ahorrar es comprar papel, cuadernos y otros materiales escolares en bazares orientales, siempre y cuando cumplan con las especificaciones de seguridad Unión Europea.  En este punto, cuanto más se le explique al pequeño de la importancia de ahorrar papel y materiales mejor. Por otro lado, el rol de las AMPAS es fundamental en la transición a 100% digital de los materiales educativos (y por supuesto de la didáctica en la escuela) lo que representaría un claro ahorro en papel y en mochilas para los padres.
  6. Ni que decir tiene que hay que estar muy atentos a ofertas y promociones en septiembre. Sugerencias: el comparador «ahorra en libros» , «ok libros» o los sitios web: «material escolar» o «La casa del Libro» (a través de Fulltip te llevas un dinero extra) te sorprenderán con el ahorro que pueden suponerte en la vuelta al cole. Ojo, confirma el ISBN de la lista de los libros, asegúrate de las tallas correctas y revisa siempre con detenimiento los gastos de envío que ahí puede venirte la sorpresa. Otro detalle es que guardes todas las facturas para posibles desgravaciones en la declaración de la renta.
Cuesta de septiembre
Libros de segunda mano

Menos es más: Ajustes en los hábitos de consumo

Una de las mejores lecciones que me ha dado mi madre en relación con el ahorro doméstico es la importancia de comprar bien y de cocinar en casa. En septiembre hay que poner la atención a la compra de marcas blancas y prestar atención a las secciones de carnicería y pescadería. No hay porqué privarse de carne o pescado prestando atención a las ofertas, comprando en cantidades y preparando paquetitos en casa para congelar. Haz la prueba, no es lo mismo comprar una pechuga de pollo en bandejita ya preparada en filetes, que un pollo entero y prepararlo en casa a tu gusto. El supermercado es un espacio fascinante para explotar al máximo el ahorro.

Cuesta de septiembre

Pero de poco sirve la estrategia de comprar buen producto barato y de calidad si no se apuesta por cocinar en casa rico y saludable. Ahí está la clave, si quieres ahorrar de verdad, aprende a cocinar. Plantea raciones extra y con la ayuda de unos tupper bien identificados puedes mantener una dieta estupenda para toda la semana. Si haces compra semanal y cocinas para la semana, vas a ver un buen ahorro en el mes de septiembre. Finalmente, en septiembre organiza fiestas y encuentros sociales en tu casa y ve rotando con la de los amigos. No veas lo que puedes ahorrarte en salir.

Cuesta de septiembre

¿Fumas? Pues déjalo, es caro y contraproducente ¿Esa cuota del gimnasio que ni vas? Cancélala, sustituye ese coste por la gratuidad y disfrute de paseos por la naturaleza a paso rápido o 30 minutos de actividad. Existen muchísimas opciones para hacer deporte casi gratis (oferta pública) si exploras un poco (marcha nórdica, senderismo, footing). Si quieres explorar la meditación y además mejorar tu calidad de vida, es otro buen recurso para ahorrar.

En el ocio también podemos ahorrar en septiembre sin privarnos de nada. No puedes imaginar la cantidad de propuestas que existen, al menos en Madrid… ¿Conocías «comiendo pipas» o «es Madrid, siempre gratis» ?

Sabemos que te gusta el móvil, pero… ¿Has echado un vistazo a los ajustes de tu teléfono para ver cuál es tu consumo real de datos al mes? En muchos casos, es sorprendente ver que de tu tarifa de datos utilizas mucho menos de lo contratado. Consejo: Acércate a tu tienda de móviles a pedir asesoramiento para rebajar la factura en Internet o bien utiliza un comparador de tarifas (por ejemplo: rastreator). En este tipo de plataformas online además podrás explorar posibilidades de ahorro para septiembre en seguros (hogar, vida, etc.) y energía.

Cuesta de septiembre

Ah, no te olvides de cancelar tus suscripciones a servicios online tipo Netflix, Spotify, etc… que suponen una “sangría” anual invisible en tu economía. Apuesta por la lectura , las bibliotecas públicas son un espacio maravilloso para leer e interactuar con las personas.

¿Has descubierto ya los beneficios de la economía colaborativa? De forma sencilla se trata de compartir gastos que antes asumías al completo ¿Cómo llevarías compartir coche para ir al trabajo?, ¿huertos urbanos y otras iniciativas ecológicas para el autoabastecimiento?, ¿y eso del transporte público?

Si te ves obligado a conducir, mantén la presión de tus neumáticos correcta, el vehículo revisado, conduce a velocidades correctas y localiza las estaciones de servicio con las mejores ofertas de combustible. Revisa también tu seguro.

Finalmente, te sugerimos de nuevo que andes muy atento a cupones, promociones y recompensas por tus compras.

Factor de éxito: El realismo en la gestión de tus cuentas

La sabiduría popular siempre indica que no gastes más de lo que ingresas. Obvio, pero muchas veces perdemos la perspectiva estirando el crédito sin sentido o fundiendo lo poco ahorrado. Y más en vacaciones.

Trata de planificar los gastos que vas a tener en septiembre de forma detallada, sé realista. Por otro lado, valora de forma objetiva cuáles van a ser tus ingresos reales (descontando el ahorro del 10% que te sugerimos siempre). Con papel, con Excel o con apps como Fintonic o Bconomy podrás obtener una fotografía que te ayudará sin duda a administrar las finanzas personales y familiares. No olvides dedicar un tiempo para medir tus progresos de ahorro.

Usa efectivo. Sí, esto tiene un poderoso efecto psicológico porque ves literalmente como se esfuma de tu cartera. Algo que no pasa cuando usas un elemento de plástico como la tarjeta de tu banco.

Cuál consideras que es peor: ¿la cuesta de enero o la de septiembre?

¿Se nos ha olvidado mencionar algún consejo? Cuéntanos tus trucos y consejos para afrontar «la vuelta al cole» y los gastos después de vacaciones.