influencer

Todos somos Influencers

El ocio es así. Uno de tus días libres te levantas con ganas de quedarte en casa saboreando el «dolce far niente» o el placer de no hacer absolutamente nada, y otro deseas salir a la calle a pasear, experimentar, compartir y consumir cosas, ya sean para ti mismo, como para otras personas a las que luego desees recomendar. Pero, ¿el qué y para qué? Antes de nada, le echas un primer vistazo a las noticias, las tendencias o productos que pudieran ser de tu agrado, y que han despertado tu interés. Miras Instagram buscando dónde han ido o lo que han comprado los influencers de turno, por si pudieras replicar sus experiencias.

Sin embargo, en todo un mar online interconectado entre sí, donde nos enfrentamos a una oleada de contenidos que compiten por tu atención en la red con el fin de vender sus productos, resulta difuso elegir con qué quedarnos. ¿Cuál es el contenido y las fuentes que buscamos y con cuáles nos encontramos? Sin duda, la marea influencer está ahí, cuentas con millones de seguidores a las que “seguir” para ponernos al día, en teoría, de sus consejos y recomendaciones.

En teoría sí, pero…

Influencer

¿De verdad esto es así? El mercado de los influencers ha crecido al mismo tiempo que ha comenzado a perder su credibilidad. Y es que puede que lo que un día los llevó a brillar en lo más alto sea lo que hoy podría hacer caer su reinado, y esto es su progresiva falta de autenticidad, un adjetivo que supone un arma de doble filo para las marcas, que comienzan a alejarse de lo que lo que huele a falso o poco creíble, dicho de otra forma: a postureo máximo.

Un informe reciente publicado en Forbes de la compañía Stackla ha revelado que tan solo el 23% de las personas creen que el contenido de los influencers es realmente influyente y, sin embargo, el 60% asegura que el contenido de amigos o familiares sí que influye en sus decisiones de compra. El estudio, incluso añade que, aun siendo verdaderos fanáticos de su marca, el contenido que están creando no se gana, pues al final se paga por el contenido. Además, los datos vertidos por un exhaustivo estudio elaborado por Trust Insights entre más de 3.600 marcas y 150 influencers en el ámbito de la moda, anuncian que la capacidad de generar engagement por parte los influencers ha caído un 44%, tan sólo entre febrero y junio de 2019. Datos muy reveladores a la hora de reflexionar sobre quiénes son realmente los marcadores de tendencias…

Vive, experimenta y … ¡Recomienda tus propias experiencias!

Frente al panorama actual, quizás haya llegado la hora de tomar nosotros mismos las riendas. ¿Recomendar? Esto se ha hecho siempre, más bien se ha hecho toda la vida, y quizás no es nada nuevo, pero lo que sí podemos aportar es nuestro propio valor añadido con independencia de lo que nos recomienden personas ajenas a nuestra propia esencia, nuestro “propio mundo”. Y es que las personas se fían, con gran diferencia, mucho más de la opinión de otras personas o usuarios cercanos a la hora de decidir qué comprar y qué no. Y esas personas somos nosotros.

Porque más que creer en las propias plataformas, creemos en las propias personas. El último estudio llevado a cabo por Deloitte a finales del 2018 concluía que si las redes sociales eran utilizadas por un 18% de los consumidores mientras hacían la compra para buscar consejo, esa cifra cae este año hasta un 2,9%. Además, en otra investigación llevada a cabo este año recalcan la importancia para los millennials y centennials (generación Z) de valorar las experiencias por encima de otras cosas.

Y es que las generaciones más jóvenes no son menos ambiciosas que sus predecesoras. Del informe se desprende que más de la mitad quiere ganar altos salarios y ser ricos. Pero lo cierto es que sus prioridades han variado un poco. Viajar y ver el mundo estaba en la cima de la lista de aspiraciones de los millennials, hasta en un 57 por ciento, mientras que menos de la mitad dijo que quería ser dueño de una casa en un 49 por ciento. También se sintieron más atraídos por tener un impacto positivo en sus comunidades o en la sociedad en general en un 46 por ciento, que por tener hijos y formar familias, un porcentaje situado tan solo en el 39 por ciento. Dicho de otra forma, quieren y queremos formar parte y ser dueños de nuestras propias vivencias y experiencias, y recomendarlas. Pero, ¿y si además nos dieran beneficios por ello? En Fulltip te ayudamos en todo este proceso en el que todos ganamos.

¡Creemos en los usuarios, creemos en las personas!

Porque, más allá de lo atractivo, la inspiración o la belleza con la que se presenta un nuevo producto, marca o tendencia, lo cierto es que lo hay detrás siempre son personas dispuestas a aportar lo mejor de su experiencia. Y ese eres tú, un Tipper dispuesto a recomendar una cosa o la otra, en la que tan solo ha sido cuestión de creer en lo útil que ha sido para un mismo, y en lo que puede servirle a los demás. Así, tanto los millenials como la generación Z, son jóvenes cada vez más emprendedores y autodidactas que llevan la tecnología en sus genes y se valen de lo digital para casi todo, saben oler lo auténtico, los valores y talentos establecidos que empiezan a tomar medidas directas, y no solo “selfies”.

Influencer

De esta forma, volvemos al boca a boca de toda la vida, pero en un entorno digital, más cómodo y rápido a la hora de actuar en cualquier ámbito y lugar. La clave y el futuro, es encontrar un canal de recomendación que sea útil no solo para las marcas sino también para el propio usuario. Hablamos de un beneficio real para todos en el que todas las partes salimos ganando, y Fulltip pretende precisamente eso. Porque los consumidores recurren, cada vez más, a las opiniones de sus iguales o a otros métodos de recomendación antes de adquirir cualquier producto o servicio.

«El mensaje antes era unidireccional, con lo que las marcas eran las que dictaban las normas y marcaban las tendencias. Pero, es hora de empoderar al usuario. Ya no es un mero dato, es una persona con sus pasiones que elige libremente y se vincula con una marca de manera emocional”.

Belén Rioja, CMO de Fulltip y experta en Neuromarketing

Y tú, ¿prefieres que las marcas o los influencers te aconsejen a la hora de comprar, o te fiarías más de una amigo o familiar?